Odontología restauradora y endodoncia


Tratamientos específicos para las caries

La caries dental está causada por la acumulación de las bacterias presentes en la boca, que unidas a los azúcares de la dieta, producen una desmineralización de los tejidos duros del diente.

La odontología restauradora se encarga de eliminar esta caries presente en el diente, y devolverle su forma y estética inicial.

Caries inicial: empaste
La intervención inicial, denominada empaste, consiste en eliminar la superficie cariada del diente afectado, y restaurarlo con un material de color similar a nuestros dientes: el composite.

Caries avanzada: endodoncia + reconstrucción (corona/incrustación)
Cuando la caries no se trata a tiempo, el nervio del diente se infecta de manera irreversible, pudiendo producir sensibilidad al frío o al calor, dolor espontáneo e inflamación. Será necesario entonces realizar un tratamiento de endodoncia, que consiste en la eliminación del tejido infectado y su posterior sellado con un material biocompatible, para conservar el diente en boca.

Una vez eliminada la caries, y ya endodonciado el diente, la estructura dentaria remanente se debilita, por lo que es necesario restaurarlo de una manera específica para evitar su fractura.

Cuando realizamos un tratamiento de endodoncia, o la caries ha ocasionado una pérdida importante de tejido dentario, debemos restaurar el diente de una manera más resistente, evitando así la fractura del diente. Existen diversas fórmulas para reforzar un diente endodonciado:

- La corona (también conocido como “funda”) es una restauración individual, que recubre el y reconstruye el diente en su totalidad devolviéndole su forma natural.

- Las incrustaciones son una técnica menos invasiva; un recurso intermedio entre los empastes y las coronas, que se diseñan por ordenador y se fabrican en el laboratorio, lo que asegura un perfecto ajuste al diente remanente conservando la mayor parte de la estructura dentaria original.